lunes, 23 de julio de 2012

Deterioro cognoscitivo en el adulto mayor



Con el envejecimiento se produce una disminución en las funciones intelectuales (cognoscitivas) en los adultos, lo cual en general es normal. Pero reconocer cuando estos cambios ya no son normales,  de manera temprana y consultar al médico, le permitirá obtener información, ayuda o tratamiento que pueden hacer que sus funciones intelectuales  y calidad de vida se mantengan mejor por un tiempo más largo.


Las funciones cognitivas:
  son funciones del cerebro que le permiten al sujeto de manera consciente, desempeñarse en la vida a través de la atención y  la memoria, utilizando otras funciones como percibir, pensar, aprender, recordar, hablar, comprender lo que le dicen, lo que se escribe o se lee, emitir juicios o conceptos, analizar y razonar, identificar y reconocer objetos  o lugares, planear, controlar o ejecutar cualquier trabajo, tarea o acto, regulando y controlando sus emociones y comportamientos y desempeñarse en la sociedad  proyectándose al futuro.

El deterioro cognitivo leve (DCL) es el estado intermedio anormal, entre los cambios del envejecimiento normal en las funciones intelectuales y una demencia. Se define como una pérdida de la memoria con otras funciones intelectuales normales. Se ve en un 12% a  42% de sujetos mayores de 50 años y algunos sujetos con DCL pueden progresar a demencia.

La Demencia ocurre cuando dos o más funciones  intelectuales (en general memoria y otra) empeoran de  una manera significativa (se determina con pruebas que realiza el médico o el psicólogo)  y que además generan alteración  en la capacidad de funcionar o desempeñarse laboral o socialmente, en relación a como lo venía  haciendo previamente. La demencia más frecuente es la demencia de Alzheimer (50 a 70% de los casos). Otras demencias son: la demencia Frontotemporal (en que se altera  el comportamiento o el lenguaje en un inicio antes que la memoria), demencia por lesiones vasculares (de la circulación cerebral como trombosis o hemorragias), demencias por traumas severos en el cráneo, demencias en algunos pacientes con enfermedad de Parkinson, demencia por enfermedades de metabolismo (desnutrición etc..)  o por infecciones como el virus del SIDA entre otras.

Las situaciones o factores que favorecen que un adulto presente un deterioro intelectual  son:

La edad avanzada, un bajo nivel educativo, pertenecer al sexo femenino, tener historia en la familia de alguien con  demencia, tener unos genes que causan o favorecen la demencia de Alzheimer (se realizan pruebas especiales en genética ordenadas por los médicos),, la depresión no tratada (mas en mujeres), sufrir ataques cerebrovasculares múltiples (trombosis o hemorragias del cerebro),  tener hipertensión arterial o diabetes mellitus no controladas .

Hoy en día se considera prioritario reconocer e identificar tempranamente el  DCL y la demencia, de manera que se pueda educar, prevenir e intervenir oportunamente, con el fin de modificar la progresión de la enfermedad.
 

Dra. Olga Lucia Pedraza L. MD, MSc, Profesora Titular Fundación Universitaria
Ciencias de la Salud (FUCS). Coordinadora Grupo Interdisciplinario de la
Memoria, Hospital Infantil Universitario de San José (HIUSJ)


Mayor información:
 www.acnweb.org correo - eventos@acnweb.org
Twitter: @acncolombia
Facebook.com/asociacióncolombiananeurologia

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada